Primeras gasolinerías en México, eran en su mayoría de empresas privadas

BLOG-14-MARZO

En 1907 la empresa Waters-Pierce Oil Company, junto con otras firmas refinadoras, instalaron 20 estaciones distribuidoras del combustible en la República, iniciando la era en la venta del hidrocarburo.

El desarrollo del sector industrial, automotriz, electricidad y de transporte a principios del siglo pasado, que paulatinamente fue desplazando a la agricultura y minería como principales nichos económicos, dieron paso a la creciente demanda de combustibles en México, los cuales, antes de la expropiación petrolera, eran en su mayoría abastecidos por empresas privadas, principalmente extranjeras.

La producción de destilados, era rudimentaria y de poco volumen, los cuales eran comercializados sólo en las zonas cercanas y transportados en barriles con animales de carga, lo que dificultaba su movimiento.

De acuerdo con datos del Archivo Histórico de Pemex, los primeros intentos de refinación alcanzaron apenas los cuatro mil galones de queroseno, una cifra mínima si se compara con la importancia que ahora tiene este mercado, donde las seis refinerías del país elaboraron en 2015, hasta un millón 267 mil barriles por día de petrolíferos, principalmente gasolinas y diesel.

Las primeras empresas

Casi 70 años antes de la expropiación petrolera, es decir, en 1868, el médico norteamericano Adolfo Autrey, fundó la empresa Compañía Explotadora de Petróleo del Golfo de México, siendo ésta una de las primeras en extraer petróleo de un área conocida como “La Constancia”, en Papantla, Veracruz, hasta donde llevó maquinaria para destilar el crudo y producir el queroseno.

Fue quien logró en un primer intento producir apenas 200 latas de dicho combustible, alcanzando un máximo de 4 mil galones. Sin embargo, fue en 1887 cuando la planta dejó de operar, pues sus ganancias no eran suficientes.

“Autrey tuvo cierto éxito, el problema principal fue su rudimentario sistema de transporte, pues la distribución del queroseno hacia Papantla o Tuxpan se llevaba a cabo a lomo de mula”, señala Joel Álvarez en Los Orígenes de la Industria Petrolera en México 1900-1925, publicación auspiciada por Pemex y con base en su Archivo Histórico.

Cabe recordar que la Compañía Mexicana de Petróleo “El Águila”, la Mexican Petroleum Company y Waters-Pierce Oil Company fueron tres de las empresas privadas más importantes del periodo anterior a la expropiación. Sin embargo, esta última, propiedad del estadunidense Henry Clay Pierce, exportaba productos enlatados a México y fue la que instaló en Veracruz una de las primeras refinerías con mayor capacidad, esto bajo el visto bueno y facilidades por parte del presidente Porfirio Díaz.

Fue así que alrededor de 1907, ésta y otras plantas construidas en estados como Tampico, ya elaboraban gasolina, lubricantes, grasa, parafinas, kerosina y combustóleo, acaparando ya la mayor parte de la demanda energética de las principales ciudades del país. Con esta evolución, se logró instalar 20 estaciones distribuidoras que transportaban sus productos con al menos 350 carros-tanque, alcanzando ganancias por 1.4 millones de dólares, pues surtía a las empresas más importantes del país.

Arturo Grunstein Dickter, historiador y académico de la UAM Azcapotzalco, dijo que entre los principales clientes de esta empresa se encontraba Ferrocarril Nacional, a quien abastecía de lubricantes y querosenos para iluminación (lámparas de todo tipo), pues contaba con “expendios”, es decir, una cadena de tiendas donde vendía por litros o bajo contratos de acuerdo al volumen de compra.

Sin embargo, dicha empresa protagonizó una guerra de precios (la cual perdió) con Compañía Mexicana de Petróleo “El Águila”, que pertenecía al inglés Weetman D. Pearson, por lo que, de acuerdo a los archivos, el “queroseno descendió de 13 a 7 centavos, la gasolina de 35 a 11 centavos y los aceites para el alumbrado llegaron a venderse a dos centavos cuando su precio anterior era de 20”, lo que al mismo tiempo fomento el consumo.

Fue el porfiriato el que fomentó el desarrollo de otras industrias, como el de las vías férreas, y cuando comenzó un mayor uso de los automóviles, uno de los objetivos estaba en reducir el uso del carbón y pasar a los petrolíferos, lo que también contribuyó al desarrollo de este mercado.

Por ello, hacia 1909, El Águila implementó un esquema de negocios que le permitió consolidarse y acaparar 50 por ciento de la demanda, alcanzando una capacidad de producción de hasta 54 mil barriles de productos refinados, de los cuales 11 mil 700 fueron de gasolina, tres mil 200 de aceites lubricantes y 530 toneladas de asfalto. Para venderlos tenía 153 puntos de venta distribuidas a lo largo del norte, centro y sur del país.

Posteriormente en 1932, la refinería en Azcapotzalco (ahora Parque Bicentenario), operada por dicha empresa y posteriormente nacionalizada en 1938, generó un giro radical en el abastecimiento de petrolíferos al centro del país, zona con mayor índice poblacional e industrial, pues esta planta tenía una capacidad para procesar hasta 7 mil 500 barriles diarios y producía principalmente Gasolina Magna, Gasolina Premium, Turbosina, Kerosina, Diesel, Gas, Gas Licuado del Petróleo (Gas LP) y Combustóleo.

Demanda interna

El historiador Grunstein Dickter comenta que a partir de la nacionalización de la industria petrolera y hasta mediados de los años setenta, el sector se orientó principalmente a la satisfacción de la demanda interna de hidrocarburos, pues fue entre los años 20 y 30 cuando el negocio de las gasolinerías y automóviles comenzó a repuntar, aunque parte del abasto provenía de producto importado de Estados Unidos.

“Es en los años 20 cuando las empresas empiezan a establecer gasolinerías. Aunque son los ferrocarriles los principales consumidores por la sustitución de carbón por petróleo, lo que implicó ahorro de costos para estas empresas”, señaló.

Sin embargo, es hasta los años 40 cuando los automóviles y el autotransporte comienzan a desplazar al ferrocarril como el consumidor principal de combustibles.

En 1933 con la creación de Petromex (antecesora de Pemex) y con la Expropiación Petrolera de 1938, el estado tenía como objetivo regular el mercado interno de petróleo, producir los derivados del crudo y capacitar a personal, quedando bajo su responsabilidad la infraestructura desarrollada por los privados, que en muchos de los casos ya era obsoleta.

Fue así que la modernización de las plantas productoras permitía a Pemex, de manera exclusiva, abastecer la demanda nacional y desarrollar otras capacidades como el transporte, con la construcción de ductos como lo fue el de Poza Rica-Azcapotzalco (1946), Poza Rica-Salamanca (1950), Minatitlán-Salina Cruz (1951) y Tampico-Monterrey (1956).

Del mismo modo, para poder distribuir, Pemex comenzó a otorgar franquicias, es decir, puntos donde llegaban pipas para abastecer, los cuales a su vez vendían el combustible a expendios de menor tamaño e incluso tiendas para la venta al menudeo.

Estos expendios eran fácilmente identificados por la imagen de “el Charrito Pemex”, uno de los primeros personajes emblemáticos de la empresa.

Desde entonces, el mercado y la demanda han tenido una evolución constante, al grado que casi 50 por ciento de los combustibles que se venden en México provienen del extranjero.

Si bien desde la Expropiación la petrolera se mantuvo con la exclusividad de las importaciones y ventas, será a partir de abril de este año, luego de la aprobación de la Reforma Energética, que Pemex pierda este estatuto y será obligada a competir con compañías privadas, nacionales y extranjeras.

Visto en:  Excélsior
Bolsa de trabajo en: http://www.EmpleosPetroleros.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s