¿Por qué las automotrices mexicanas le dicen ‘no’ al gas natural?

autos

La apertura del mercado de hidrocarburos permitirá que exista un nuevo modelo de gasolineras multimodales. Uno de los combustibles que estaría disponible en estos puntos de carga es el gas natural, aunque parece no ser tan atractivo aún para las automotrices.

Para algunas automotrices, el uso de este combustible para los automóviles parece no ser un negocio muy atractivo en México. Por un lado, aún no vislumbran en el futuro cercano que pudiera existir una masa crítica de personas a quienes les pudiera interesar; por otro, perciben que los incentivos gubernamentales no son suficientes tomando como experiencia el tema de los autos híbridos.

“Nos han prometido la gasolina con bajo nivel de azufre desde el 2009 por ley y a la fecha todavía no está disponible en el país, entonces mientras no haya algo que sea firme por parte del gobierno es muy difícil hacer un plan sólido”, dice Raúl Chávez, gerente de estrategia de producto de Ford México.

Sin embargo, esta automotriz estaría preparada para vender este tipo de autos: “Sí hemos desarrollado vehículos con las características para operar con gas natural comprimido, inclusive en un país como Venezuela que tiene una ley en la que cada arma­dora está obligada a que un porcentaje de los vehículos que vende debe tener capacidad para gas natural comprimi­do”, dice Chávez.

La ingeniería que se utiliza en los autos Ford Fiesta y FT50 que se venden en Venezuela se desarrolló en México, logrando incluso una patente por crear un sistema de medición de cálculo de consumo de combustible, éste opera en los dos modos: gasolina y gas natural comprimido.

“Realmente no quisiéramos seguir­nos metiendo en el tema de combusti­bles fósiles por el asunto de las emisio­nes y porque al final son combustibles no renovables… Empezamos nosotros a investigar en otros dos sentidos, que es el tema del hidrógeno y el tema de los autos eléctricos”, dice Eugenio Grandio, encargado de Movilidad Eléctrica de BMW.

Para esta marca es prioridad conti­nuar con la investigación y el desarrollo para hacer los autos más eficientes en el consumo de combustible y, por supues­to, en sus modelos híbridos y eléctricos. “Dentro de nuestro programa Charge Now tenemos más de 70 cargadores (para autos eléctricos), que hemos do­nado y colocado en México y se unen a los más de 150 puntos de carga que hay en las principales ciudades”, dice.

En octubre del año 2014, esta mar­ca realizó su primera entrega de autos híbridos en México, pero sólo está vendiendo en la Ciudad de México y sólo en una agencia. Al preguntarle sobre el volumen de ventas que han tenido, nos respondió: “El tema del volumen no lo hemos compartido mucho por el tema de competencia, pero la verdad es que han sido más ventas de lo que habíamos pensado, sobre todo en el tema de los híbridos conectables”.

Para Raúl Chávez, de Ford, la venta de vehículos híbridos en México se está dirigiendo a dos tipos de clientes: las flotillas de las empresas que están eligiendo una operación más ecológica y a la gente con los ingresos suficientes para adquirir un vehículo de estas características.

La venta de este tipo de vehículos no alcanza 1% de la venta total de autos y una de las principales razones por las que no se incrementa esta cifra es por la falta de incentivos guberna­mentales. Para Eugenio Grandio, de BMW, existe un ejemplo digno de citar: “En el caso de Noruega… tiene un paquete de incentivos para autos eléc­tricos que es sumamente agresivo y ahora se espera que termine el año con un 18% de participación de las ventas totales”. Este país impulsó beneficios fiscales, exentó del pago de peajes y algunas tarifas en estacionamientos.

Para la realización de este reportaje también se buscó a la empresa Kia, pero su departamento de Comunica­ción mencionó que por el momento la marca se enfocará en posicionar los modelos que actualmente se encuen­tran a la venta y en fortalecer su mar­ca. Nissan, quienes también fueron contactados, respondieron: “Como política corporativa, te comparto que no hacemos anuncios anticipados sobre estrategias futuras de negocio.”

Gas Natural Fenosa (GNF) considera que el gas natural para uso vehicular es perfectamente viable en un país como México. Y en este sentido, entre sus planes está el desarrollo de in­fraestructura básica para el desdobla­miento de gasoductos que conecten las tomas de distribución con los posibles puntos de consumo. Incluso, estos puntos podrían ser las actuales gasolineras.

“Nosotros tenemos un proyecto que sale en un mes de 1,000 conver­siones de autos medianos de cuatro cilindros… El proyecto consiste en fo­mentar el desarrollo del gas vehicular en México, hasta hoy tenemos 14 es­taciones de servicio en México, 5,000 vehículos convertidos a gas natural y nuestra intención es ir a la par con el objetivo de la Semarnat federal que es llegar al millón de vehículos a gas natural”, dice René Sánchez, gerente de Mercado Industrial, Terciario y Soluciones Energéticas de Gas Natural Fenosa.

El plan que tiene esta compañía se centra por el momento únicamente en la ciudad de Monterrey y el Distrito Federal. El primer paso lo darán en la capital regia porque ahí ya tienen dos estaciones propias.

El programa está dirigido a los taxis y a los vehículos ligeros particulares de cuatro cilindros. La conversión tiene un costo para el usuario final de 30,000 pesos, este monto no tendría que ser desembolsado en una sola exhibición, sino que podría realizarse a través de un financiamiento.

Esta inversión, según explica, se puede recuperar en un año y medio o dos años.

La conversión de los autos no signi­ficará que únicamente funcionen con gas natural, serán autos híbridos que también puedan utilizar gasolina. El gas es ideal para la movilidad dentro de la ciudad porque habría mayor cantidad de estaciones, no así para los trayectos en carretera.

Los que decidan convertir sus au­tos tendrían que hacerlo en los talleres autorizados por la empresa, ellos mis­mos otorgarían la certificación y reali­zarían las supervisiones. El objetivo es trabajar con los talleres locales de cada ciudad: “Si queremos convertir 1,000 vehículos en los próximos tres, cuatro o seis meses, necesitamos unos cinco o seis talleres de conversión”.

Este tipo de combustible es 50% más barato que la gasolina y práctica­mente no contamina.

El programa para el Distrito Federal incluso podría abarcar más de 1,000 conversiones de autos porque GNF en los próximos cinco años debe­ría construir seis estaciones dedicadas, es decir, propiedad de terceros. Sin embargo, Sánchez prefiere no dar más información al respecto porque aún se trata de un proyecto confidencial.

La empresa tiene un programa con las automotrices llamado Kilómetro Cero, en el que el auto, antes de salir de agencia, ya cuenta con el equipo necesario para que pueda utilizar gas natural vehicular. Por ejemplo, en Colombia tienen 12 marcas de autos asociadas, entre las que se encuentran Nissan, Mazda, Toyota y Kia. Este país tiene poco más de 500,000 autos que fueron convertidos.

“Para energías limpias tenemos varios campos de acción, uno es la autorización de más vehículos con el sistema EcoBoost, que son motores de gasolina que tienen dos características: turbocargadores e inyección directa de combustible”, dice Raúl Chávez, de Ford. Este tipo de sistema mejora el consumo de combustible, lo reduce hasta en 30% y también disminuye las emisiones en 15%.

“La verdad es que vas logrando mejoría sin incrementar tan fuerte la inversión como en el caso de los híbridos, entonces un motor EcoBoost cuesta como 1,000 o 1,500 dólares más que el de gasolina normal, mientras que uno híbrido cuesta como 80,000 o 100,000 pesos más, entonces ahí le estamos metiendo fuerte”.

Otra de las apuestas es el uso de etanol. En el caso de esta automotriz, explica Raúl, un alto porcentaje de los autos que venden en México pueden utilizar 15% de este combustible. Sin embargo, se aprovecha poco en el país porque existen pocas estaciones de carga. Los autos que pueden utilizar etanol lo señalan en su parte posterior como Flex Fuel. Grupo Báltico ha mostrado interés en participar en el negocios de estas estaciones y podría hacerlo durante el siguiente año.

“Con el tema de las reformas viene lo obvio, el petróleo, el gas natural, pero también se abren escenarios interesantísimos… que sin duda va a ir cambiando no sólo la manera en que nos movemos, sino la forma como entendemos la movilidad en el futuro”, concluye.

Por: Ruth Mata
Visto en: Forbes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s