EU ya no quiere el petróleo de México, pero sí sus autos

autos

México, tradicionalmente, le ha vendido dos grandes productos a Estados Unidos, su principal cliente, aquel a quien dirige el 80% de sus ventas totales: vehículos para que los americanos vayan de un lado a otro y petróleo para que puedan repostar sus depósitos (un tercer rubro es el de productos electrónicos y de computación).

En el año 2007, 22.3% de las ventas totales a Estados Unidos correspondía a equipo de transporte, esto es, autos y camionetas, autopartes y equipo eléctrico, en tanto un 14.3% se refería a exportaciones de petróleo crudo. A su vez, 21.7% de las ventas totales se catalogaba en ese tercer rubro, el de productos electrónicos y computación. Pues bien, ocho años después, esa tradición ya no se mantiene.

México, sí le sigue vendiendo autos a Estados Unidos como un poseso, más que nunca en la historia. Pero los estadounidenses ya no repostan los depósitos con combustibles provenientes de crudo mexicano, sino con petróleo proveniente de Texas, Dakota del Norte o de los pozos de los Apalaches.

AUGE AUTOMOTRIZ

Dos indicadores de Estados Unidos publicados esta semana reflejan esa nueva realidad de forma meridiana. Según el reporte de Autodata, la venta total de vehículos ligeros en Estados Unidos alcanzó un ritmo anualizado de 18,120 millones en octubre, lo que supone el ritmo de ventas más alto en una década. De ese monto de vehículos ligeros vendidos, 3,980 millones eran importados, o un 22% del total, mientras que el resto, 14,140 millones, eran producidos en Estados Unidos.

México ha aprovechado bien ese auge del consumo de vehículos en Estados Unidos, que en buena parte se ha satisfecho a través de las importaciones. De enero a septiembre, México ha exportado 2,083 millones de autos, lo que supone un incremento de 6.7% respecto al mismo período del año pasado, y un nuevo récord histórico. De todo ese número, un 71.4% se destinó al mercado estadounidense.

La Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA) estima que para final de año, las unidades exportadas ascenderán a 2.7 millones, lo que supondrá un nuevo máximo histórico. La tendencia de exportación de autos junto con la demanda interna, que podría elevarse también a un récord de 1.3 millones, implicará una producción automotriz nunca antes alcanzada de 3.4 millones de vehículos.

COMERCIO EXTERIOR

Eso también se ha reflejado en la balanza comercial: el valor de las exportaciones automotrices se ha elevado 6.9% respecto al mismo período del año pasado, frente al estancamiento del componente que engloba el resto de la manufactura. El dinamismo de las exportaciones automotrices ha contribuido, por tanto, a sanear el balance manufacturero, que con un déficit de 6,672 mdd de enero a agosto es el más bajo para un período similar desde el año 1999, a atraer inversión, crear empleo, impulsar el consumo privado y generar crecimiento.

LASTRE PETROLERO

Pero nunca existe la felicidad absoluta. Frente a la extraordinaria competitividad del sector automotriz mexicano, el sector petrolero destruye todo lo ganado. Ahora bien, no sólo es la plataforma de petróleo en México, que se ha derrumbado de niveles cercanos a los 3.5 millones de barriles diarios a los actuales 2.250 millones; no es sólo que el barril cada vez se vende más barato; también es que, directamente, Estados Unidos ya no precisa comprar petróleo de México.

Así lo vienen revelando los datos de la balanza comercial de Estados Unidos de los últimos años, y lo ratificó la cifra de septiembre publicada ayer. El valor de las importaciones estadounidenses de petróleo crudo se encuentran en su nivel más bajo de una década: en septiembre totalizaron 13,800 mdd, el menor nivel desde mayo de 2004. Eso es lo que ha logrado con su revolución de petróleo de esquisto y la construcción de pozos horizontales. Conforme la producción petrolera de Estados Unidos trepa a nuevos récords y se aproxima a la independencia energética, el país no tiene casi necesidades de comprar crudo del exterior.

Eso se observa si examinamos los volúmenes de exportación de crudo a Estados Unidos. En septiembre, y según datos del Inegi, México sólo exportó 550,000 barriles de crudo al día a Estados Unidos, el menor nivel desde que empieza la serie en 1995. Ese ritmo de ventas supone más de mil barriles menos de los que llegó a vender en promedio en 2004, cuando exportaba 1.66 millones de barriles al día. Aunque para contrarrestar esa menor demanda de crudo de Estados Unidos, México ha ampliado sus exportaciones a Europa y el Lejano Oriente, ha sido insuficiente para compensar el fuerte declive de las compras estadounidenses. De este modo, en lo que llevamos de año, la plataforma de exportación de crudo ha promediado 1.178 millones de barriles, cuando en el 2004 el promedio era de 1.87 millones y en algunos meses llegó a exportar más de 2.0 millones de barriles al día.

DÉFICIT EXTERNO

El eximio volumen exportado junto con la caída del precio del barril ha provocado un gran agujero en las cuentas externas. En lo que llevamos de año, las exportaciones de crudo apenas son de 15,055 millones de dólares, o un caída del 47.3% respecto al mismo período del año pasado.

Eso ha cambiado la composición de las exportaciones mexicanas de manera dramática, ganando un peso brutal el componente automotriz y perdiendo gran parte de su protagonismo el sector petrolero. Así, las exportaciones automotrices representan en la actualidad 30% respecto a las exportaciones totales, frente a un 20% en el 2007; por el contrario, las exportaciones petroleras apenas tienen un peso del 6.5%, cuando en el 2007 significaban casi un 16 por ciento.

Lo mismo se observa en las exportaciones a Estados Unidos. Si el componente de transporte, como decíamos, representaba un 22.3% del total en el 2007, en el período enero-septiembre de este año ese porcentaje se elevó a 33.2%. De 47,000 millones de dólares (mdd) que vendió en todo el año 2007, ahora ha pasado a vender, en estos primeros nueve meses, 72,500 mdd. Pero el componente petrolero se ha contraído de forma espectacular: si en 2007 su peso era de 14.4%, en la actualidad es de 4.3%, esto es, si en 2007 entraron más de 30,000 mdd en divisas por este concepto, de enero a septiembre de 2015 no llega a los 10,000 mdd. Es más, ya no sólo le rebasa el sector de productos electrónicos y computadoras, algo que ya sucedía en 2007, sino que también aportan más divisas sectores como el de la venta de equipo eléctrico y electrodomésticos, o el de la venta de maquinaria. Frente a los 9,376 mdd que de enero a septiembre ha aportado el sector energético, 7,812 mdd lo ha traído el sector agrícola.

DERRUMBE EXPORTADOR

La balanza comercial también lo ha resentido. El crecimiento de las exportaciones no petroleras (+2.2%) no ha sido suficiente para contrarrestar el derrumbe de las petroleras (-44.4%), por lo que las exportaciones totales se han contraído en lo que llevamos de año un 3.1%. Por lo mismo, el saldo no petrolero ha sido insuficiente para compensar el deterioro del petrolero, por lo que la balanza comercial ha pasado de registrar un déficit de 2,019 mdd en enero septiembre de 2014 a otro de 10,521 mdd en el mismo período de este año.

Visto en:  Dinero en Imagen
Bolsa de trabajo en: http://www.EmpleosPetroleros.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s