¿Por qué (ahora sí) las empresas querrán el petróleo mexicano?

ahora-si

La primera subasta de campos petroleros de México a empresas privadas, conocida como Ronda Uno, fue vista por muchos como un fracaso. ¿Por qué la segunda subasta, este miércoles 30 de septiembre, podría ser una historia distinta y tener éxito?

El sentimiento de decepción que dejó la primera subasta de campos petroleros a privados, en la que se adjudicaron sólo dos bloques a un solo consorcio, debería quedar atrás cuando, este  30 de septiembre, la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH) revele en tiempo real los resultados de la segunda convocatoria de la Ronda Uno.

Hay razones para pensar que habrá más ofertas de empresas por los bloques a ser adjudicados. La primera, aunque es muy obvia, es que en esta ocasión se subastarán cinco bloques, cuando en la pasada fueron 14, por lo que hay más probabilidades de que al menos la mayoría sean adjudicados.

Pero hay otras tres razones que hacen más atractiva para las empresas esta convocatoria:

Uno: los campos a licitar son de producción, por lo cual, a diferencia de los de la primera fase, de exploración, hay más certeza sobre las reservas que se encontrarán.

Dos: que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) publicó desde el 14 de septiembre los valores mínimos que espera recibir de los contratos de producción compartida (Government Take). Esto, con el fin de que las ofertas de las empresas y consorcios presenten no estén por debajo del mínimo que pretende captar el Estado.

Y tres: la CNH modificó varios requerimientos que necesitaban cumplir los licitantes con el fin de que haya más participantes y ofertas.

Más certidumbre en producción

Los nueve campos de aguas someras, divididos en cuatro bloques a licitar, se encuentran en las costas de Tabasco y Campeche. Juntos suman reservas 3P (probadas, probables y posibles) de 562 millones de barriles.

Lo importante de estos campos en el Golfo de México es que son de producción, mientras que los de la primera fase eran de exploración y existe menos incertidumbre sobre las reservas que al final se van a encontrar.

Con estos campos “tienes oportunidad de producir de una forma inmediata y más cercana, a diferencia de los otros, en los que había una actividad exploratoria importante”, explica Benjamín Torres Barrón, socio de la práctica de Energía de Baker & McKenzie.

Por lo pronto, en esta fase están presentes más empresas mexicanas (Petrobal, Carso Oil & Gas) y gigantes trasnacionales (Chevron, ENI, Shell). Esta es la lista completa de los 20 participantes, en consorcio y en forma individual:

Consorcio

  • ENI International y CASA Exploration
  • PanAmerican Energy y E&P Hidrocarburos y Servicios
  • Fieldwood Energy y Petrobal
  • Petronas Carigali International y Galp Energía
  • Talos Energy, Sierra Oil & Gas y Carso Oil & Gas

Individual

  • Chevron
  • CNOOC International Limited
  • Compañía Española de Petróleos S.A. (CEPSA)
  • DEA Deutsche Erdoel
  • Lukoil Overseas
  • ONGC Videsh Limited
  • Plains Acquisition Corporation
  • Statoil E&P
  • Shell

Con las cartas abiertas

En la subasta del pasado 15 de julio, la CNH recibió 11 propuestas, cinco de éstas para un solo bloque y cuatro en otros, pero por debajo del mínimo de participación de utilidades (government take) que pedía la Secretaría de Hacienda.

El 14 de septiembre, la dependencia publicó los valores mínimos que pedirá para cada bloque y no esperó revelarlos hasta el mismo día que las empresas presentaron sus ofertas. Además, estos valores mínimos de participación son menores que en la primera convocatoria.

Área Contractual Campos Valor Mínimo de la participación del Estado en la utilidad operativa
1 Amoca, Miztón y Tecoalli 34.8%
2 Hokchi 35.9%
3 Xulum 33.7%
4 Ichalkil y Pokoch 35.2%
5 Misión y Nak 30.2%

Benjamín Torres, de Baker & McKenzie, dice que esto va a evitar que algunos bloques se declaren desiertos en algunos contratos a cauda de que no se exceda la propuesta de valor mínimo.

Pero el lado negativo, considera el especialista, es que aunque el Estado motiva la adjudicación del contrato, “pero también la cantidad de las propuestas serán más cercanas a ese valor mínimo y puede estar renunciando a un posible excedente de una propuesta mucho más arriba del valor mínimo.”

Menos piedras en el zapato

La CNH flexibilizó varias bases de licitación y en el modelo de contrato para esta convocatoria.

KPMG considera en un análisis que los cambios más importantes son las adecuaciones al balance económico del contrato, la flexibilización de las garantías, nuevos montos de cobertura de seguros, y otros aspectos administrativos y de arbitraje.

“Estos ajustes, algunos de importancia considerable, contribuyen a flexibilizar las condiciones contractuales que operadores y participantes consideraron demasiado estrictas”, agrega KPMG.

Benjamín Torres, de Baker & McKenzie, coincide en que los cambios “le dan más certidumbre y confianza a los licitantes. Eran pequeñas piedras en el zapato para desmotivar la presentación de propuestas.”

Estas son las tres novedades que harán más atractivo el petróleo mexicano para las compañías privadas, pero el resultado final se verá mañana. La etapa de aprendizaje del proceso ya pasó y la verdadera competencia podría comenzar este miércoles 30 de septiembre.

“Vamos a ver más propuestas entregadas. Yo pienso y confío que vamos a ver cinco propuestas para cada área contractual”, considera Torres Barrón.

Por: Francisco Muciño
Visto en: Forbes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s