¿Cómo ahorrar gasolina?

FOTO BLOG 13 OCTUBREExisten muchas formas de economizar el uso de gasolina en vehículos livianos, pero la realidad es que siempre que se use combustibles fósiles se emitirá contaminación. Lo que se puede hacer es reducir el volumen que se emite en función de la eficiencia mecánica-motriz en el ensamble y diseño de los automóviles livianos.

Primeramente es necesario entender que la emisión se genera en función de la utilización de una fuente que proporcione la ignición para el movimiento del motor, el cual a su vez tendrá que poner en movimiento una masa estática, es decir, el automóvil mismo. En el movimiento del auto intervienen su peso, la fricción que experimenta al rodar y la resistencia aerodinámica, todo ello ligado a la velocidad con que se desea mover el automóvil.

Entre más peso, más fuerza motriz se requiere para mover la unidad y mayor será la torsión de la transmisión en el motor para moverse, requiriendo más ignición y más consumo de combustible. Entonces existe un cambio radical de cómo diseñar los vehículos para requerir el menor potencial y consumo de combustibles, es decir volver más eficiente el diseño del automóvil.

Sólo entre 14% y 30% de la energía del combustible que se pone en un vehículo convencional se utiliza para el movimiento de la unidad, en función de un ciclo de conducción. El resto de la energía se pierde debido a ineficiencias del motor, la línea de conducción o en accesorios de alimentación. Las pérdidas pueden ser de muy distintos tipos, entre ellos, pérdidas en conducción o en motor, pérdidas por fricciones, aerodinámica y electricidad, pérdidas de frenado o en la transmisión, resistencia al viento o a la rotación de llantas Pronto estarán disponibles varias tecnologías que pueden ofrecer reducciones significativas en el consumo de combustible para vehículos convencionales a gasolina. Estas tecnologías, que pueden ser de motores, electrificación, transmisión, reducción de peso o en neumático y aerodinámica, pueden permitir a los fabricantes satisfacer las futuras normas sobre emisión de gases de efecto invernadero a un costo relativamente accesible.

Ahora hagámonos la pregunta ¿Cuál es la gasolina que necesito?

Enfoquémonos sobre el tema de la gasolina. Si el motor de su automóvil no requiere gasolina de mayor octanaje, no desperdicie su dinero comprando caro. Se recomienda octanaje regular, es decir, la gasolina Magna, para la mayoría de los coches.

La gasolina Premium (92 o 93 octanos) cuesta por litro alrededor de 70 centavos más que la Magna (87 octanos). No hay cifras exactas disponibles en México, pero estudios realizados en Estados Unidos indican que los conductores gastan cientos de miles de dólares cada año por usar un mayor octanaje de lo que necesita su motor. Sin embargo, algunos vehículos con motores de compresión alta, como los coches deportivos y algunos de lujo, necesitan gasolina Premium para evitar el golpeteo.

Dentro de las sustancias que conforman la gasolina podemos encontrar moléculas de distintos tamaños como los heptanos (compuestos de siete carbonos), los octanos (ocho carbonos), nonanos (9 carbonos), etcétera. La gasolina Magna tiene 87 octanos, esto es, que en su comportamiento antidetonante equivale al de una mezcla formada por un por 87% de octano y un 13% de nonano. Ahora bien, el índice de octanos requerido por un motor está directamente asociado con su nivel de compresión, que es la relación que existe entre el volumen de la cámara de combustión y el volumen del cilindro, más la suma del volumen de la propia cámara. En términos sencillos, basta con decir que a mayor octanaje (siempre que el automóvil así lo requiera) es mejor la combustión, lo que previene el desgaste prematuro del motor. No todos los vehículos trabajan con niveles de compresión iguales. Los autos más sofisticados, de alto desempeño y alta compresión requieren de gasolina de alto octanaje (en el caso de nuestro país, Pemex Premium); el no utilizar este tipo de combustible ocasionaría cascabeleo, pérdida de potencia y daños al motor a largo plazo. En cambio, un consumidor que tiene un vehículo común y acostumbra a utilizar gasolina Premium, desperdicia su dinero porque no le traerá ningún beneficio adicional.

Así entonces, la gasolina Pemex Magna es recomendada para todo tipo de automóviles, mientras que la Pemex Premium es para automóviles de lujo o deportivos. En el mundo, la relación de los automóviles que necesitan de gasolina de 87 y 92 octanos es de 90% y 10% respectivamente. Verifique el manual de propietario de su auto o recurra a la agencia automotriz para saber qué tipo de gasolina requiere el motor.

Ahora ya sabemos que no depende del tipo de combustible que compremos, importemos o generemos en México, esto depende fundamentalmente de la eficiencia del diseño del vehículo a usar y de las características en donde transitara el mismo.

¿Qué opinan ingenieros?, si tienes algunos otros consejos, compártelo.

¡Buen inicio de semana!

Por: MBA Ramses Pech

Twitter: @economiaoil

pech.ramses@yahoo.com.mx

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s