Reforma energética: ¿aún dudas?

foto 25 agosto

El significado simple de Reforma es “arreglo, modificación o cambio cuyo objetivo es el de mejorar algo”. Si le agregamos “energética”, debería ser un cambio en la forma de administrar la energía que se crea o se transforma, pero con el sentido estratégico de inversión, no de costo.
La Reforma Energética que estamos gestionando hoy día en México no parece ser un cambio profundo del cómo y cuándo tendremos asegurados los recursos naturales y energéticos del futuro. No contempla la concesión de la exploración, explotación o administración de un yacimiento, pero mantiene la proveeduría de servicios por terceros.
Para ser más audaces y entender la realidad de la industria petrolera, debemos de empezar entendiendo qué es una compañía nacional e internacional y la diferencia entre ellas:
Compañía nacional: Las inversiones provienen de recursos negociados por medio de la intervención del gobierno. Los dividendos de las ganancias generadas son diseccionados al gobierno por medio de pagos de impuestos y las ventas de exportación de crudo y derivados del petróleo, los cuales forma parte de la macroeconomía del Estado para el desarrollo de obras o infraestructura por medio de un presupuesto de ingresos y egresos en forma anualizada. Los proyectos no dependen de precios altos del petróleo para ser desarrollados.
Compañía internacional: Las inversiones provienen de recursos negociados en forma directa con bancos o compañías que dan líneas de crédito, en donde los dividendos o ganancias son con base en las reservas reportadas en forma anualizada y ventas petroleras, que son reportadas a los accionistas que invierten en ellas. Los proyectos dependen de precios altos del petróleo para ser desarrollados.
Compañía de servicios: Realiza un conjunto de actividades que buscan responder a las necesidades de un cliente, con un sentido de lograr los objetivos y metas estratégicas. Estas compañías no operan la industria, ni reportan reservas, ni comercializan ni son dueñas de la cadena productiva de la industria petrolera, sino que son parte integral de la misma en alguna sección de la cadena.

La pregunta es:
¿La Reforma que se pretende en México espera atraer a compañías internacionales o sólo a compañías de servicios?

Deberíamos ser emprendedores de negocios con proyección realista, permitiendo que una empresa que comparta el riesgo con Pemex en forma operativa, inversión y de investigación, esté desde el inicio de la cadena de producción y no limitando a esa empresa a lo sustantivo de una parte de la cadena. Es decir, seamos más integrales en la inversión.
Hay una infinidad de modelos de contratos de proveeduría en la cadena de producción petrolera en México y en particular en exploración y producción que a continuación enunciamos:

  • Contratos tradicionales: Precios unitarios de servicios o adquisiciones específicas para alguna obra. El uso de este tipo de contrato tiene más de 50 años.
  • Alianzas entre contratistas y Pemex: Precios unitarios en base a un proyecto específico en donde la planeación está a cargo de Pemex y la ejecución está a cargo del contratista. Tiene alrededor de 15 años su uso.
  • Contratos integrales de servicios: Precios unitarios con base en una obra especifica o proyecto. Esta planeación y ejecución está en conjunto, pero sin adicionar valor agregado para la obra o proyecto, limitándose al cumplimiento cabal del contrato, es decir, el contratista coloca la mayor parte de material, equipo y personal. Tiene alrededor de 15 años su uso.

Perspectiva de producción de Pemex

  • Contratos de obra pública financiada (COPF): Este contrato se basa en la financiación de todas las obras en tiempo y a una tasa de interés pactada al contratar un volumen de obra o servicio. Tiene alrededor de 8 años su uso.
    Laboratorios de campo: Es un nuevo modelo de contrato que se basa en un intercambio tecnológico, el cual permita su utilización para la mejor explotación, desarrollo o incorporación de reservas en un área preestablecida.
  • Contratos incentivados: Es un nuevo modelo de contrato que se basa en la colocación de un bloque para su evaluación, caracterización, interpretación, explotación, desarrollo y mantenimiento con el sentido de crear una alianza estratégica ligada al costo de barril pactado al contratar.

La pregunta es:
¿Cómo ubicaríamos este nuevo modelo de contratos de utilidad compartida entre la gama de modelos de contratos que tenemos actualmente? En la parte de exploración y producción, ¿sólo lo limitaríamos a shale gas, aguas profundas y campos maduros? ¿Realmente nos ayudará a incrementar la producción petrolera a los 3 millones de barriles diarios que el sector oficial pronostica obtener en 2017?

En realidad, no se ve factible alcanzar esta meta en el corto plazo. Los contratos de servicios integrales con incentivos al desempeño, fruto de la Reforma del 2008, representan tan sólo 210,000 b/d de producción incremental esperada hasta el 2028. La producción en pozos de aguas profundas, considerando la falta de infraestructura de la conducción de los hidrocarburos a centros de venta o de distribución en refinerías o petroquímicas, se vería reflejada hasta el 2020 o más adelante. El caso del shale gas también implica tiempos de maduración. En la explotación se requiere tener un gas húmedo, ya que la inversión de un pozo de esta tipo resulta ser no rentable en caso de salir un pozo de gas seco. Entonces, ¿cómo lograremos la meta de los 3 millones de barriles diarios en 2018?

Lo que deberíamos enfatizar al abrir los Artículos 27 y 28 de la Constitución –o más bien recuperar su semántica original y su espíritu– es evaluar y determinar en forma cuantitativa en cuánto tiempo podemos lograr, mediante contratos entre privados y el Estado, la revalorización de la cadena productiva.

Tomando lo esencial la Reforma planteada por el Ejecutivo Federal, considerando que retoma palabra por palabra, el texto del Artículo 27 Constitucional del Presidente Lázaro Cárdenas del Río, planteo los siguientes cuestionamientos y reflexiones:

  1. Contratos de utilidad compartida, que celebra el Gobierno de la República con Pemex y/o particulares, para exploración y extracción.
    -¿Qué tipo de contratos se ejercerán y cuándo lo conoceremos?
    -¿Cuándo se ejercerían?, porque los integrales incentivados pasaron dos años y muchos de ellos no han empezado a operar como tales.
    -¿La utilidad compartida será antes de impuestos o qué es lo que llaman utilidad compartida?
    -¿Estos contratos cubrirán toda una cadena de producción o estarán limitados a una parte de la misma?
    -¿Serán atractivos para las compañías internacionales o serán para las compañías de servicios?
  2. Permisos del Gobierno de la República con Pemex y/o particulares para refinación, petroquímica, transporte y almacenamiento.
    -¿El transporte de crudo sólo será para suministrar la materia a las refinerías o petroquímicas del país o podrá concesionarse para el transporte de hidrocarburos de la boca del pozo a puntos de venta de los mismos?
    -¿El transporte y el almacenamiento implicarán el otorgamiento de un contrato de servicio para la modernización de la infraestructura o sólo será una forma alternativa de control de Pemex?
    -¿Contemplan la modernización de ductos y la eliminación de transporte de hidrocarburos por carrotanques?
    -¿Contemplan la realización de nueva infraestructura de ductos costafuera y terrestre a un proveedor que administre los hidrocarburos con base en permisos de la Comisión Nacional de Hidrocarburos?
  3. Corrige el régimen fiscal de Pemex para que sea plenamente competitivo.
    -¿Cómo se eliminarían las 15 cargas fiscales y derechos de explotación?
    -¿Contemplará que Pemex pague el IETU o el porcentaje de ISR como cualquier empresa (persona moral) de México? Esto debería estar ligada a una reforma hacendaria total y directa en donde todos paguemos lo correcto de acuerdo a nuestro nivel de generación económica en el país.
    -En caso de una compañía de servicios o internacional compartiera utilidad en los proyectos, ¿cómo se reportaría esto fiscalmente?
    -¿Por qué no se contempla el riesgo del proyecto desde un inicio de capital de trabajo, con el sentido de recuperación de inversión de corto plazo y no se ligue a eficiencia operativa.
  4. Reestructura de Pemex y sus subsidiarias en dos divisiones: (1) Exploración y Producción y (2) Transformación industrial.
    -Un cambio estructural continuo es correcto en una empresa que tiene bases de consolidación de una visión y misión definidas. ¿Cómo se pretende unificar criterios de las tres filiales que desaparecen, siendo “virreinatos independientes” cada una de ellas?
    -Pemex Exploración y Producción (PEP) crecerá y estará más ligada a un volumen mayor de inversión, pero ¿cómo se le dará autonomía para manejar esa inversión, si no se define un régimen fiscal competitivo que le permita generar dividendos de inversión?
    -En PEP, siendo la división de mayor porcentaje de inversión y punto de ignición de la cadena de valor, se debería contemplar autonomía total a las unidades de producción sobre el ejercicio de su presupuesto, no etiquetando por parte de la SHCP en forma tajante los dineros de inversión y permitiendo flexibilidad del dónde y por qué gastar. Se debe crear un fondo de inversión para los proyectos, ligados a una política de costo-beneficio, en específico en las áreas de exploración y desarrollo de nuevos campos que permitan una continuidad de mediano plazo y no ligada al presupuesto de egresos de la Federación. Se debe realizar una revisión en forma anualizada de cada proyecto, con base en contratos asignados y pozos perforados, terminados e reparados.
    -Se debe realizar alianzas o contratos estratégicos, pero no ligados a la utilidad a lo largo de la vida del proyecto, sino gestionar una autonomía independiente entre las partes de la alianza en el sentido de compartir riesgos operativos e inversión, ligada a la visión del proyecto.
  5. Mejorar las condiciones de transparencia y rendición de cuentas en Pemex.
    -La rendición de cuentas deberá establecer un mejor balance financiero, con la limpieza de pasivos no necesarios y una restructuración total de los activos de Pemex.
    -Debe haber transparencia de los estados financieros. Éstos deberían ser no sólo auditados, sino aclarados en forma individual de cada proyecto o administración de un yacimiento, dictaminándose si un proyecto fue rentable para Pemex. Es decir, si perforamos un pozo que cuesta 10 millones de dólares, ¿de cuánto fueron los costos directos e indirectos que se tuvieron? Se debe manifestar cuál fue el financiamiento y en cuánto tiempo se recuperará la inversión, en un sentido simple de retorno del capital de trabajo, para poder reinvertir.
  6. Establecer una política nacional de fomento a las compras de proveedores nacionales del sector hidrocarburos.
    -La pregunta de los proveedores actuales es: ¿qué tipo de servicios o venta de productos se requiere?
    Quienes venden productos o adquieren materiales o equipos, ¿los deben producir dentro de México o comprarlos en el extranjero?
    -¿Las compañías que ofrecen servicios cuentan con la capacidad financiera para invertir y asumir riesgos en la industria de hidrocarburos o simplemente son servicios emergentes?
    -¿Los proveedores nacionales son competitivos para las compañías de servicios o internacionales que están o que se establecerán en México?
    -¿Los proveedores están protegidos o cubiertos ante las compañías de servicios o internacionales en la transferencia de riesgos en los contratos, o simplemente se adicionan a la cadena de esa transferencia por necesidad?

Me surgen muchas cuestiones que la Reforma Energética es sí, tal y como fue presentada el día 12 de agosto, no me resuelve y me deja la duda sobre los límites o alcances de la misma.

Es importante que se invite a la discusión de esta Reforma a gentes pensantes y con la experiencia necesaria de cómo hacerla más correctamente, porque es la última oportunidad que tenemos y si no actuamos acorde con el entorno de negocios de la industria petrolera, entonces, al no entender el negocio, estaremos en riesgo de quedar al margen de los cambios globales en esa industria.

 

Por. Ramses Peach

Analista de la Industria Energética

Pech.ramses@yahoo.com.mx
Twitter @economiao

Un pensamiento en “Reforma energética: ¿aún dudas?

  1. Pingback: Contratos en PEP | Blog de www.empleospetroleros.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s