¡Marca la diferencia en el mercado laboral!

06 enero foto

Alex Rovira, especialista en gestión de talento y autor del libro “la buena suerte” dice: “El problema” es que como personas nos empezamos a conocer cuando la vida nos da una cachetada; esto es, nos evaluamos de forma introspectiva y descubrimos nuestras fortalezas y debilidades cuando estamos superando dificultades. Sin embargo, esto no debe ser así, autoevaluarnos debería ser un ejercicio continuo que nos permita tener un nivel de autoconocimiento elevado.

Hoy en día el nivel de competitividad en el ámbito laboral es muy fuerte, ahora los elementos a evaluar son: competencias, proactividad y autoconocimiento. Cuando enviamos nuestro C.V el reclutador recibe en promedio otras 200 postulaciones más, es un hecho, que más de la mitad será descartado en menos de 15 minutos. Por lo que es bueno conocer con que armas contamos y cómo podemos darlas a conocer ya sea para la búsqueda de empleo o para descubrir qué posición podemos ocupar en nuestra empresa actual.

Para lograr esto necesitamos realizar un  ejercicio de introspección; preguntarnos y responder con sinceridad a estos tres cuestionamientos: ¿Qué sé hacer? ¿Cómo soy? ¿Qué me gusta hacer? ¿Qué significa para mí el trabajo?

Alex Rovira identifico también 6 personalidades, que pondré a continuación. Puedes identificarte con una de ellas y descubrir cuál es tu potencial:

1. Empático: la base de las personas con este perfil es la emoción, prefieren estar en grupo, son serviciales y aceptan el contacto físico necesitan trabajar en entornos estimuladores  y quieren ser reconocidas por sus valores.

2. Metódico: Son personas a los que rigen el pensamiento, la estructura y el orden. En el trabajo, su comportamiento busca la excelencia, son controladores.

3. Perseverante: Los valores son muy importantes para ellos, buscan el reconocimiento de uno de ellos, el esfuerzo. A veces no concreta proyectos pero si aparenta trabajar arduamente.

4. Líder: Asumen la responsabilidad de dirigir, son personas activas, se expresan con hechos. Resistentes a la presión laboral, tienden a enfermarse pero no ausentarse, el sacrificio es su premisa.

5. Soñador: Carecen de iniciativa, temen equivocarse. Son muy introspectivos, no suelen competir, entre más presión tengan menos se expresan. Piden que se les indique con claridad sus actividades.

6. Rebelde: Llaman la atención, prefieren el individualismo que el trabajo en equipo. En el ámbito laboral son creativos y aportan nuevas ideas, no les agrada la rutina.

 ¿Qué te pareció el artículo de esta semana? Me gustaría conocer tu opinión.

Por: Natalia Estrada

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s