Desechos útiles

basuraUtilDebido a que los residuos sólidos se han convertido en una pesadilla para la Ciudad de México, investigadores mexicanos del Instituto de Ciencia y Tecnología del Distrito Federal (ICYTDF) y del Centro de Investigación de Estudios Avanzados del Instituto Politécnico Nacional (Cinvestav) trabajan en un sistema para convertir la basura en energía y en productos útiles para la industria.

Por cada tonelada de basura que se desecha, alrededor del 60% es materia orgánica, de la cual, cuatro décimas corresponde a desechos alimenticios. Esta característica de la basura capitalina, hace que pueda ser sometida a un proceso llamado HMZF, en vías de ser patentado, y que a través de varias cámaras de fermentación, logra obtener productos útiles como hidrógeno, metano, enzimas y lodos fertilizantes ( de allí las siglas HMZF).

Según especialistas de Cinvestav, al usar un sistema llamado fermentación en sustrato seco, “molemos y humedecemos los desechos orgánicos hasta convertirlos en un lodo con alrededor de 78% de humedad”. Éste lodo es bombeado hacia una cámara donde microorganismos anaeróbicos, llamados clostridium, hacen el trabajo de procesar el lodo y extraerle hidrógeno, que se puede almacenar para su uso como combustible. Tras este proceso, que dura alrededor de 14 días, el lodo pasa a otra cámara donde se realiza una segunda fermentación de la que se extrae el metano, útil también como combustible. Posteriormente, se le agregan bacterias llamadas celulomonas genéticamente modificadas para promover la producción de enzimas llamadas celulasas y xilanasas, que sirven para procesos industriales que involucran el procesamiento de celulosas. Este proceso toma siete días adicionales, tras los cuales el lodo restante (60% de la masa original) se deseca durante un mes para su posterior comercialización.
Se pueden obtener alrededor de 50 kilovatios – hora de hidrógeno, mientras que de metano entre 100 y 500 kilovatios – hora de energía. La idea, según los especialistas, es la creación en los próximos dos años de una planta piloto para probar a gran escala el proyecto.

Se estima que un futuro no muy lejano, será posible procesar los desechos de la ciudad, de manera que la beneficie con la generación de electricidad y productos comercializables. Mientras que a largo plazo se podría ofrecer esta tecnología a otras megalópolis, para procesar sus desechos.

No les faltará mercado, pues de acuerdo con un estudio de la empresa Frost & Sullivan, por lo menos 25 ciudad en el mundo, con más de 10 millones de habitantes, tendrán la capacidad y la necesidad de innovar en el procesamiento de desechos sólidos.

¿Qué opinas?

Recopilación de información: Gwen Castillo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s