Los Biocarburantes ¿solución o ficción?

Sabemos que los biocombustibles implican en gran medida la producción de etanol derivado de plantas, como sustituto del combustible diesel derivado de fósiles. Muchas de las fuentes actuales para estos “nuevos” combustibles son productos agrícolas que sirven actualmente como factor muy importante de alimentación mundial tales como, maíz, caña de azúcar, palma aceitera, yuca, hasta la soya y semillas de colza. Es fácil darse cuenta que la crisis puede ser grande, ya que según estimaciones más de un tercio de todas las tierras agrícolas deberían convertirse a la producción de biocombustibles para que la participación de éste en el consumo de combustibles para transporte aumente a diez por ciento.

Esto es mucho espacio y ya sabemos la fuerza de los combustibles en cuanto al impacto económico se refiere, entonces será más rentable producir cultivos para combustibles que para alimento, la venta de la producción estará garantizada. Y que pasa con la rotación y el debilitamiento de la tierra por la producción de monocultivos. Se agotará y su posterior rehabilitación será casi imposible. Pero dirán algunos si es una fuente de energía “limpia” y segura porque tiene que terminar, los cultivos son renovables. Pero ¿y las consecuencias? La expansión de los monocultivos a gran escala lleva a la destrucción de bosques, sabanas y vida silvestre, encarece los precios de la tierra y de los alimentos y directamente impacta sobre las comunidades rurales. Por otro lado el encarecimiento de los alimentos será inevitable, ya lo estamos viendo, y apenas se está iniciando.

Entonces ¿Donde está la fantasía? Para explicar esto vamos a transcribir unas conclusiones del biólogo Jeffrey Dukes quien explicó que cada año se quemaría el equivalente a la producción energética primaría de 4 siglos de productividad animal y vegetal de nuestro planeta. “La idea de que simplemente podemos sustituir los combustibles fósiles y la extraordinaria densidad energética que conllevan mediante el uso de energías renovables pertenece al género de la ciencia ficción.”

Por lo tanto, tenemos que la expansión de cultivos para producir biocombustibles conduce al envío de enormes cantidades de dióxido de carbono a la atmósfera y en nada contribuye a detener el cambio climático o el calentamiento global, muchos científicos han producido evidencia condenatoria, la cual sugiere que los biocombustibles podrían ser uno de los mayores fraudes ambientales, porque en realidad empeoran el calentamiento global al contribuir a las emisiones de dióxido de carbono producido por humanos que supuestamente deben reducirse. Los cultivos que hoy se desarrollan para producir alternativas a los combustibles basados en el petróleo emiten mucho más dióxido de carbono a la atmósfera del que puede ser absorbido por las plantas.

Los científicos descubrieron que en el caso de algunos cultivos se requerirían varios siglos para pagar la “deuda de carbono” que se genera. Estos costos ambientales no toman en cuenta la destrucción adicional del medio ambiente, por ejemplo la pérdida de biodiversidad causada al desmontar áreas de selva.

Blog publicado por Angel Da Silva. Fuente:http://elmundodelpetroleo.lacomunidadpetrolera.com

Un pensamiento en “Los Biocarburantes ¿solución o ficción?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s