Escrivir asta romper el encanto

Pobre “corrector ortográfico” del prosesador de textos en nuestra computadora… tanto que tiene que trabajar y tanto que se negaba a aceptar el título de esta nota…

Tristemente estamos viviendo una realidad en la que escribir correctamente ya no es prioridad para las personas. Actualmente, las nuevas generaciones que van desde el nivel educativo vásico hasta  el nivel superior no le dan importancia a cómo escribir al momento de expresarse y si no me creen, sólo revisen las páginas de Facebook de alguno de sus contactos que se encuentre dentro de estas etapas.

Desplazándonos hasia otros sectores de la población, es increíble ver como profesionistas que ocupan mandos gerenciales o de alta responsabilidad en sus empresas tienen una ortografía que, seguramente, “El Profe” (aquel personaje inmortal de Mario Moreno “Cantinflas”) ya les quisiera dar unas cuantas clases de redacción.

Pero bueno, ¿cuál es el verdadero problema? ¿Será que los maestros no enseñan lo que deberían? ¿Existe una falta de interés por parte de cada uno de nosotros? Considero que es un problema derivado de muchas causas. Es verdad que nuestro sistema educativo necesita una seria restructuración en materia de preparación del personal dosente. El actual Gobierno Federal se ah dado a la tarea de evaluar a los profesores,  y es una pena saber los resultados de sus evaluaciones. Es aquí cuando uno se pregunta “¿Realmente estas personas le van a dar clases a los niños?”

Por otro lado, nosotros también tenemos la responsabilidad de mejorar como profesionistas y, hablando en cuestiones de escritura, no me refiero a estudiar todo un manual de reglas ortográficas ni mucho menos el Dixionario de la Real Academia… ¿por qué no mejor nos ponemos a leer un poco más? Abiendo tantos autores como Octavio Paz, Isabel Allende, José Saramago, Paulo Coelho… para todos los gustos. Pero claro, ¿quién nos obliga?

En un artículo publicado en la revista “Ciencia” que emite la Academia Mexicana de Ciencias, en su fascículo del periodo de julio – septiembre de 2011 y cuyo título es “¿Afecta realmente la frecuencia de lectura el desempeño de los alumnos de licenciatura?”, menciona un estudio de la UNESCO que llevó a cabo en el año 2000, cuyos resultados arrojan que los mexicanos leemos en promedio 3 libros al año, mientras que países desarrollados como Japón o Noruega ocupan los primeros lugares a nivel mundial con 47 libros anualmente; es una diferencia muy amplia, ¿no creen?

Yo recuerdo que cuando cursaba la primaria, mis maestros nos pedían leer al menos un libro cada dos meses y de ahí hacer un pequeño ensayo; se quiera o no, se va aprendiendo el cómo se escriben correctamente las palabras. También recuerdo que existían los concursos de ortografía entre las escuelas de la sona compitiendo por saber qué escuela o alumno tenía la mejor ortografía. Sin lugar a dudas era un gran reto para los alumnos. Ahora me pregunto ¿qué ya no ahi nada de eso?

Dicen que las personas se expresan mejor de manera escritura que de forma hablada y de hay surguen grandes obras como “100 años de soledad” de Gabriel García Márquez, “El Aleph” de Jorge Luis Borgues, “El conde de Montecristo” de Alejandro Dumas, entre otros. Pero actualmente, en nuestras vidas en donde la paciencia ya no es algo tan agradable para nuestros tiempos, la información fluye de tal forma que ya no nos ponemos a analizar lo que dice, sino que solamente “nos enteramos”. A las nuevas generaciones no las educan Edgar Allan Poe o Franz Kafka sino que los “amigos” de Facebook, Twitter y cualquier medio electrónico que pueda existir. Aclaro, no es nada en contra de la tecnología ya que, al final de cuentas, nos ha hecho evolucionar para bien. Por otro lado, este tipo de información viaja tan rápido que ya no importa cómo se ve sino qué se ve y quién lo dice primero.

Ahora bien, ¿qué pasa cuando queremos pedir trabajo? Hasta para eso debemos saber escribir bien: para redactar nuestros CV’s, expedir alguna carta de motivos, realizar solicitudes de empleo, etc. La gente de Recursos Humanos de las empresas pone mucha atención en estos detalles y si detectan alguna falta ortográfica como esta: Deceo tener un zueldo de $10,000 y desarrollar ay una carrera profescional, obiamente será descartado. Imagínense que es como cuando le declaran su amor a su pretendiente mediante una carta, la cual fue escrita con “el corazón en la mano”, pero si el o la “suspirante” es muy detallista y encuentra frases como “Eres lo megor que me ah pasado en la bida, inmediatamente “se rompe el encanto Cenicienta”… a este hecho yo le llamaría “mala ortografía mata ilusiones”.

Laboralmente hablando, escribir correctamente  es  de suma importancia ya que se pueden pedir desde vacaciones hasta un aumento de sueldo o llevar a cabo postulaciones a mandos gerenciales. La ortografía es algo relevante, aunque también dependerá de qué y cómo se expresan las ideas para garantizar un alto grado de asertividad.

Un escrito puede ser una herramienta muy poderosa, como ejemplo hay tienen el Acta de Independencia de México que se firmó en 1821, que con unos cuantos “rallones” y acuerdos acabó con 11 años de guerra.

Nunca es tarde para empezar. El leer libros o periódicos, además de enterarnos de lo que sucede a nuestro alrededor, nos hará conocer más allá de unas líneas y letras. Si al menos no han caído en la razón sobre la importancia de escribir correctamente para sus negocios, recuerden al novio(a) detallista… no querrán romper sus ilusiones, ¿o sí?

P.D.: Si lograste detectar las faltas de ortografía que hubieron a lo largo de este texto… ¡¡¡FELICIDADES!!! Vas por buen camino.

*Agradecemos a Gerardo Francisco Bautista Méndez por compartirnos este artículo, anexamos sus datos de contacto y les recomendamos seguirlo ( Créditos  a quien corresponda – La información contenida en este artículo fue fielmente reproducida del blog abajo citado – La información acá presentada no necesariamente refleja la opinión de empleospetroleros.org – Si desean colaborar con artículos para www.empleospetroleros.org favor de escribir un correo a contacto@empleospetroleros.com )

Autor: I.Q Gerardo Francisco Bautista Méndez

Correo Electrónico:  gerardo.fbm@gmail.com  ||  Twitter:  @ger_bautista

Estudiante de Maestría en Ingeniería Química, UNAM || Representante de vinculación Facultad de Química, UNAM con México Emprende – CANACINTRA ||  Ex – Coordinador General de la SEIMIQ UNAM

6 pensamientos en “Escrivir asta romper el encanto

    • Hola Franco, ciertamente vimos tu participación también en el Fanpage , agradecemos que estés al pendiente del contenido de la comunidad. Por ahí hasta nos hacías un comentario de “surguen” , te creemos que si viste todos los detalles ortográficos. ¿Cómo te ha ido en la búsqueda de oportunidades?

  1. Pingback: El éxito es resultado del crecimiento interno « marlethdominguez

  2. Pingback: El éxito es resultado del crecimiento interno « Blog de www.empleospetroleros.com

  3. Pingback: Eres lo que escribes « Blog de www.empleospetroleros.com

  4. Pingback: Eres lo que escribes! | danhyacoll

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s