Quejumbrismo: El “nuevo” deporte nacional

Si el “Quejumbrismo” fuera considerado una nueva disciplina deportiva dentro de los Juegos Olímpicos, muy probablemente México tendría grandes figuras; dándole batalla a potencias como China  y Estados Unidos en el medallero (hablando del entorno deportivo actual). Tristemente lejos de ser un orgullo, nos tendría mal parados y contravendría los aislados esfuerzos de un país  que poco a poco quiere fomentar una cultura emprendedora.

Dudo mucho que la Real Academia Española reconozca la palabra “quejumbrismo” dentro de su diccionario. Por otro lado, Yo la podría definir como “un conjunto de actividades que denotan quejas hacia ciertas acciones o sucesos”, y no es por querer “inventar el hilo negro” sino para nombrar de alguna forma  lo que muchas veces criticamos y, en lugar de remediarlo, quedamos como simples espectadores.

Es importante señalar que no en todo podemos intervenir de forma directa para remediar algo, pero sí en algunas ocasiones y en vez de actuar optamos por quejarnos. Ejemplo de lo primero sería cuando recibimos algún producto o servicio y  (a modo de seguimiento por parte del proveedor), ponen a nuestra disposición el clásico buzón de “quejas y sugerencias”, y es cuando tenemos la libertad de emitir nuestra opinión. Ahora bien, en el  caso en que nuestra intervención directa cambiaría el rumbo de los hechos es, por ejemplo, cuando se inunda nuestra calle o colonia, somos buenos para decir “otra vez se inundó, mugre drenaje”, o bien “qué irresponsable el gobierno al no tener un buen sistema de drenaje” (quizá el lenguaje en esta frase sería más altisonante, pero esa es la idea). Nos la pasamos quejando de que el gobierno no hace nada al respecto pero… ¿te acuerdas cuando tiraste el “papelito” de chicle en la banqueta, o cuando dejaste la botella de refresco vacío debajo de una banca, ahí en un rinconcito para que nadie la viera? ¿Verdad que no? Y resulta que es la botella que tapó el drenaje principal… sé que es mucha coincidencia, pero puede ser.

El punto en común entre el buzón de quejas y la “letanía” dedicada al pésimo drenaje de la ciudad es, que en ambos tenemos el poder de hacer las cosas diferentes. Si en algún momento recibimos algún producto o servicio de la forma que no nos gusta, es entonces cuando buscamos ¿con quien? o ¿en qué parte dar nuestra opinión al respecto?, en lugar de maldecir mentalmente a la empresa y amargarnos la vida por haber invertido mal nuestro dinero, cuando en realidad la compañía desconoce nuestra experiencia y pudiera creerá que está haciendo bien las cosas. Adicionalmente, cuando tengamos algún “papelito” de chicle o botella de refresco vacía y queramos tirarla, aunque nos cueste cargar un poco más de tiempo las cosas, esperemos a encontrar un bote de basura y tirarlos… al menos tendremos la seguridad de que no terminará en las coladeras del Viaducto tapándolas.

¿Sencillo, verdad? Entonces, ¿Por qué no lo hacemos? Nos encanta quejarnos de todo pero no proponemos alguna mejora; diría un dicho “Si no eres parte de la solución, eres parte del problema”. Algo similar pasa con nuestros gobernantes. No quisiera profundizar en política ni mucho menos justificar acciones de algunos de ellos ya que, como en todo, se cometen errores. Nos quejamos y culpamos a nuestros representantes de que no hay empleo en el país, la inseguridad está cada vez peor y, los que saben más del tema, dicen que la economía en el país nos llevará casi a la ruina, entre otros temas. Concuerdo en que quizá las cosas vayan mal debido a malas administraciones pero… ¿has pensado qué puedes hacer para que no te afecten estos problemas? Si no hay empleo, ¿por qué no generamos uno? Que la seguridad es pésima, ¿por qué no creamos una estrategia para tener más segura nuestra colonia, por ejemplo? O bien, que la educación es mala o que no tiene los suficientes lugares para que todos entren a una escuela, ¿por qué no mejor nos ponemos a estudiar o a buscar opciones para mejorar nuestra calidad como estudiantes y así, incluso, conseguir una oportunidad para estudiar en el extranjero y tener un empleo bien remunerado?

Al llegar hasta aquí me dirán “¡Qué fácil se oye! Si lo hacemos todos podremos vivir en algo similar a un mundo feliz, como el Aldous Huxley”, a lo que yo les responderé “¿Ah si? Pues aplícalo y haz algo al respecto” Volvemos al tema, se nos hace fácil hablar pero no actuar y la diferencia radica en tener la ACTITUD para cambiar las cosas y conseguir lo necesario para alcanzar nuestros objetivos, además de tiempo y tacto para hacerlo ya que siempre se lo dejamos a la desidia o la flojera pensando en el “a ver qué pasa”.

Si releen un poco, se podrán dar cuenta que también me la pasé quejándome de los que se quejan y es aquí cuando se ríen de uno; pero quisiera hacerles las preguntas: ¿recordaron alguna ocasión en la que sólo quedaron como espectadores y estuvo en sus manos resolver el problema, pero no lo hicieron? ¿Idearon como resolver  cierto inconveniente en donde sólo se quejaron? Si conseguí que se hicieran éstas u otras reflexiones similares, querrá decir que ya hice mi parte e inculqué en ustedes la perspectiva positiva de “cómo sí puede funcionar”, queriendo ser parte de la solución al “quejumbrismo”.

Probablemente no podremos cambiar al mundo por completo, pero al menos aportaremos nuestro granito de arena para mejorar el entorno y vivir lo más cómodamente posible, es decir, muchas cosas dependen de nosotros.

*Agradecemos a Gerardo Francisco Bautista Méndez por compartirnos este artículo, anexamos sus datos de contacto y les recomendamos seguirlo ( Créditos  a quien corresponda – La información contenida en este artículo fue fielmente reproducida del blog abajo citado – La información acá presentada no necesariamente refleja la opinión de empleospetroleros.org – Si desean colaborar con artículos para www.empleospetroleros.org favor de escribir un correo a contacto@empleospetroleros.com )

Autor: I.Q Gerardo Francisco Bautista Méndez

Correo Electrónico: unam.seimiq@gmail.com  gerardo.fbm@gmail.com

Estudiante de Maestría en Ingeniería Química, UNAM || Representante de vinculación Facultad de Química, UNAM con México Emprende – CANACINTRA ||  Ex – Coordinador General de la SEIMIQ UNAM

3 pensamientos en “Quejumbrismo: El “nuevo” deporte nacional

  1. Pingback: Quejumbrismo: El “nuevo” deporte nacional | rssPais.com

  2. Como dice el autor mismo, es bonito quejarse también de los quejosos, pero ¿que se hace? ¿aplicar la retórica? ¿tratar de insuflar inspiración de una forma tradicionalista, es decir “esto debes hacer por que es claro que es bueno y debe funcionar”?

    No hay ideas inspiradoras, la inspiración se logra con la acción. Si, esto es una crítica también, una queja hacia la queja de los quejosos.

    Saludos

    • Hola Balam! nos da mucho gusto que compartas con nosotros tus comentarios. Es claro que toda persona actúa de acuerdo a los motivadores que tenga en lo profundo de su ser. Existen autores que dicen que la desmotivación no existe, que puedes tener motivadores que te lleven a ser optimista, a ser alegre, a ser positivo, o puedes tener motivadores que te lleven a ser una persona negativa, pesimista, conflictiva, es decir, la gente actúa como actúa dependiendo de los motivos de vida que tenga. Saludos Balam!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s